miércoles, 29 de julio de 2009

Sobre las verdades y otras cuestiones

Que no existe una verdad no es una novedad. Pero si no existe “una” verdad ¿existe “la” verdad? Entre sueños rotos como copas de cristal vacías que cortan el labio de una amada y la misericordiosa razón del ser no hay tanta diferencia. Tampoco encuentro tantas diferencias en todas las formas de amar, siempre asimétrica, carnal, frágil, estúpidamente alegre y eternamente triste. Será porque después del TODO viene la NADA y la complejidad del manejo en ella suele ser tan extraña como una mañana de sábado. Es símil a un desierto, donde hay que empezar a construir todo, lentamente una vez mas... Pero en esa incansable experiencia que se repite y regenera en nuestro tiempo, jugamos, descosemos, somos nosotros, nos reencontramos, nos odiamos y amamos al mismo tiempo, coqueteamos con la idea de no querer vivir en este mundo pero nos encanta levantarnos a la mañana y ver el sol alumbrar la ventana. Eso pasa en este desierto. Lo inverso de cuando las cosas no funcionan y los días se hacen eternos y levantarse de la cama es algo tan inútil como volverse a acostar. Eso queda atrás cuando formamos parte del desierto... de este desierto, donde no veo absolutamente nada pero está colmado de gente, donde me estoy muriendo de sed y está lleno de agua, donde reina la libertad pero no se como utilizarla... donde al fin y al cabo, lucho por reconstruir mi vida despues de algún tornado. Y en eso estoy y hacia eso vamos...

2 comentarios:

  1. CUANTAS VERDADES ESCRITAS QUE TE AYUDAN A CUESTIONAR Y REFLEXIONAR SOBRE SI ESTAMOS VIVIENDO O SOLO TRANSITANDO EN EL TIEMPO
    SEGUI PENSANDO DE ESTA MANERA PARA DEJAR HUELLAS EN EL CAMINO

    ResponderEliminar
  2. hay la verdad y "la " verdad, marge

    ResponderEliminar